domingo, 14 de agosto de 2011

Articulos sobre Iker

Casillas iguala a Zubizarreta como jugador español con más internacionalidades


El guardameta español ha alcanzado al mítico cancerbero vasco en el partido ante la Selección Inglesa en Wembley. Once años, tres eurocopas, tres mundiales y dos títulos después, el deportista madrileño ha vivido una jornada inolvidable en el mismo escenario donde comenzó a escribir su leyenda hace quince años.

Iker Casillas Fernández (Móstoles, Madrid, 1981) ha sumado este sábado frente a Inglaterra la marca de 126 partidos oficiales con la camiseta de la selección nacional, de forma que iguala la marca del ex portero internacional español Andoni Zubizarreta, que ostentaba hasta la fecha el récord de internacionalidades con la Selección Española. Más de once años salvaguardando la portería española, 125 partidos y 74 goles recibidos por el camino de los buenos y malos momentos, más de los primeros y en los que siempre ha estado presente el madrileño. Sobrio bajos los palos, su figura de último obstáculo es desde hace tiempo una barrera infranqueable para los rivales.

El primer partido de Casillas como internacional se produjo en marzo de 1996 y con la categoría Sub-15, que disputó un amistoso en Wembley ante los anfitriones y salieron vencedores por 2-3. El debut con la elástica nacional absoluta tendría lugar en junio de 2000, donde apenas unos días antes del inicio de la Eurocopa de Holanda y Bélgica, el entonces Seleccionador, José Antonio Camacho, le dio la oportunidad de disputar la última media hora de encuentro internacional amistoso ante Suecia (1-1). No disputó dicha cita continental, pero sí la inmediatamente posterior, el Mundial del Corea y Japón 2002, donde se presentó ante el mundo entero deteniéndole tres penaltis a la Selección Irlandesa en octavos de final. Un mes antes calentó motores con unos minutos finales memorables en la Final de la Liga de Campeones. Fueron los meses, las semanas, la temporada que catapultó a Casillas, presente en todas las Fases Finales de la Selección Española desde la cita mundialista del continente asiático.

Muchos partidos, miles de kilómetros, momentos y circunstancias que hacen olvidar pequeños detalles estadísticos que dan cuenta real de lo que ha supuesto y supone Casillas para el equipo nacional español. Capitán de la Selección desde hace un lustro, se convirtió en el jugador que más veces ha portado el brazalete defendiendo a ‘la Roja’ en el partido ante la Selección de Alemania correspondiente a las semifinales del Mundial de Sudáfrica, recibe un gol con ‘la Roja’ cada nada menos que 152’ (si establecemos a noventa los minutos disputados por partido), ha mantenido la portería a cero en 70 de los 125 encuentros jugados, es uno de los tres guardametas que ha detenido dos penas máximas en un Campeonato del Mundo durante los ciento veinte minutos reglamentarios (al irlandés Ian Harte en Corea y Japón 2002, y al paraguayo Cardozo en el de 2010), si bien ha interceptado un total de seis si contabilizamos las cuatro importantes intervenciones que tuvo en las tandas de penaltis de los octavos del Mundial 2002 (Conolly y Kilbane) y los cuartos de la Euro 2008 (De Rossi y Di Natale).

Por muchas otras razones, es histórico y único con tan sólo 30 años de edad: único portero en levantar como capitán el título de Eurocopa y Mundial -Dino Zoff y Fabian Bathez consiguieron ambos torneos, pero sólo el italiano recogió alguno de ellos como capitán, el Mundial de 1982- e igualado con Franz Beckenbauer como único jugador en levantar ambos trofeos en línea de tiempo consecutiva (el alemán en 1972 y 1974, Casillas en 2008 y 2010). Además, es el único capitán en la historia de la Selección Española en levantar el título de Campeones de Europa y del Mundo.


Casillas frente a la Selección Inglesa

Los pross encaran el partido como algo más que un amistoso ante los Campeones del Mundo, que tomaron por las islas en su última visita a Old Trafford en 2007 con el famoso gol de Andrés Iniesta. Casi once años y tres partidos llevan los ingleses sin doblegar a ‘la Roja’, en una última victoria británica de nefasto recuerdo para el equipo español en el Villa Park (3-0). Desde entonces, tres enfrentamientos más a lo largo de la década donde siempre estuvo el ‘1’ español, que no ha encajado ni un solo tanto desde entonces.

Las fechas para el recuerdo

9 de marzo de 1996: Casillas se viste por primera vez los colores de ‘la Roja’ en un amistoso celebrado en Wembley frente a Inglaterra (Sub-15)

3 de junio de 2000: Debut con la Selección Española Absoluta en un amistoso en Goteborg ante la Selección de Suecia

7 de octubre de 2000: Debut con la Selección Española en el Santiago Bernabéu, su casa desde niño. Aquella jornada, España venció 2-0 a Israel en partido clasificatorio para Corea y Japón 2002.

2 de junio de 2002: Disputa su primer partido en un Campeonato del Mundo (España 3-1 Eslovenia)

16 de junio de 2002: Casillas para tres penaltis –dos de ellos en la tanda final- a la República de Irlanda durante los octavos de final del Mundial.

12 de junio de 2004: Disputa su primer partido en una Eurocopa (España 1-0 Rusia), si bien fue convocado para la Euro de 2000 pero no jugó ningún minuto

29 de junio de 2008: Levanta el trofeo de Campeón de Europa con la Selección Española en el Ernst Happel de Viena

14 de noviembre de 2009: Cumple 100 internacionalidades ante Argentina en un amistoso celebrado en el Vicente Calderón (2-1)

11 de julio de 2010: España se proclama Campeona del Mundo por primera vez en su historia tras derrotar 1-0 a Holanda; Iker Casillas levanta el título en el cielo sudafricano.

RFEF- Carlos HIerro - 12-11-2011



Casillas premier roi des objectifs

L’image de son baiser avec sa copine partagé un journaliste quelques minutes après la victoire de l’Espagne en finale de la Coupe du Monde 2010 a été à travers le monde. Il a tout gagné tourné dans un autre visage. Celle d’un man.In ce 12 septembre 2011, Iker Casillas, 30 ans, célèbre douze ans de ses débuts avec l’équipe première du Real Madrid. Retour sur la carrière d’un gardien hors norme, aujourd’hui l’une des références par son talent et sa simplicité. Portrait de l’un des meilleurs n ° 1 en Mames history.San. Le stade mythique de Atletic Bilbao sera l’hôte d’un match ordinaire, en Liga contre le Real Madrid. Banal à deux exceptions près. D’abord, parce que c’est une rencontre entre deux des trois équipes espagnoles de ne pas avoir connu la deuxième division. Deuxièmement, parce qu’un jeune gardien encore inconnu du grand public aura l’expérience de la première de ses 576 caps avec la Maison Blanche. Un moment il se souvient. “Avant de partir pour Bilbao, John Toshack (Pays de Galles coach alors à la tête du Real, NDLR) m’a demandé comment j’allais. Je lui ai dit qu’elle était belle, dit-il, parfait parce que c’est vous qui va jouer à San Mames. J’ai appelé mon parents pour leur dire. A l’hôtel, j’ai dû dormir avec Fernando Hierro (ancien capitaine de l’Merengues) mais finalement il m’a laissé seul pour être tranquille. “at-il déclaré à la télévision realmadrid. IkerCasillas ne pouvait pas arrêter ce soir un match nul (2-2). Sa carrière est lancée. Quelques mois plus tard, le jeune homme, qui avait l’habitude de la clandestinité au stade Santiago Bernabeu, devenu le plus jeune gardien à jouer la finale de la Ligue des Champions. Stade de France, face à Valence, concédant aucun but et a gagné sa première Coupe d’Europe. Iker Casillas dans les buts installés à Madrid, presque dans un routine.Yet durant la saison 2001/2002, il est un peu moins bon, moins précis. Il doit céder la place à Cesar Sanchez. Il prend une claque. «Les moments les plus difficiles sont celles qui vous rendent plus fort. Vous êtes 20, vous jouez et nuit, vous êtes ne tient plus et il ya des choses que vous ne comprenez pas. Mais nous devons aussi accepter ces périodes là,» dit-il. Parfois, vous devez compter sur la chance. La route est encore en cours. “En 2002, pour la Ligue des champions remportée par le neuvième club (contre Leverkusen, 2-1, grâce notamment à la volée de Zidane, NDLR), César est blessé et après deux mois sans jouer, je» entre, et j’arrive à faire deux grandes décisions », se souvient there.2002 est certainement un point tournant dans la carrière d’Iker Casillas. Après ce coup du sort dans un club est une seconde, cette sélection du temps, qui va ouvrir les portes de l’équipe nationale. Parti pour être numéro deux dans le monde au Japon et en Corée du Sud, le gardien du Real Madrid a profité de la blessure de Cañizares Santiago. Le gardien de Valence a été blessé essaient de rattraper une bouteille de parfum. A 21 ans, propriétaire Casillas est en Asie. Il délivre de bonnes performances, arrêté deux tirs au but lors du deuxième tour contre le gardien espagnol Ireland.The ne ondes. “Je ne suis pas une galaxie, je viens de Morol,” il a toujours maintenu en référence à ses origines humbles, loin de la grande équipe du Real Madrid dans les années 2000. Au fil du temps, avec Guti et Raul, San Iker, comme on le sait, est devenu l’un des patrons du vestiaire réel. Il crée des prouesses incroyables, comme ce cas à Séville. Le champion du monde moins de vingt ans au Nigeria en 1999, Iker Casillas et gagner comme une référence mondiale dans son poste. Capitaine de la victoire à l’Euro 2008, il est devenu le premier Espagnol de l’histoire à soulever la Coupe du Monde, 11 Juillet 2010.He retourné et dans la légende des joueurs qui ont remporté les compétitions les plus prestigieuses. Ligue, Coupe nationale, la Ligue des Champions, Supercoupe d’Europe, Coupe Intercontinentale et, par conséquent, l’euro et la Banque mondiale. Seuls trente ans, Iker Casillas est sur le toit du monde. Il est un de ces gardiens qui méritent de gagner le Ballon d’Or. Beaucoup n’ont pas été aussi chanceux. Il a encore le temps. Et des millions de gens à rêver comme il le faisait pour 12 years.Info Coupfranc exclusif. fr: Casillas est PostsMaillots SupermanRandom l’AS Roma en 2012 sous un flashsPariez Ligue KappaLa les quarts de finale et de gagner du MDP 2010 maillots vintage Ivan le Terrible (serbe hooligan) prend 3 ans et 3 mois de prisonVidéos Olympiakos-Bordeaux: 0-1 buts et courts (Ciani ) Et si le fils de Roman Abramovitch a investi dans le Copenhague FC?

This entry was posted in PSG and tagged , , . Bookmark thepermalink. Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.


Se cumplen 12 años del debut oficial de Casillas con el Real Madrid

El capitán del Real Madrid debutó el 12 de septiembre de 1999 en un partido de Liga en San Mamés; allí comenzó una carrera en la que el mejor portero del mundo ha ganado todos los títulos posibles

Han pasado doce años, pero el recuerdo de aquel momento se mantiene imborrable en la mente de Iker Casillas. Su primer partido con el Real Madrid, la oportunidad que esperaba desde que ingresase en 'La Fábrica' el 1 de julio de 1990 llegó nueve temporadas después, el 12 de septiembre de 1999. Pese a sus 17 años, aquel día exhibió desparpajo, mostrando al mundo las cualidades de un portero que doce años más tarde es considerado el mejor del mundo por tercera campaña consecutiva. Era el nacimiento futbolístico de un jugador que se ha ganado a pulso el cariño de aficionados, adversarios y compañeros gracias a su humildad y su carácter tanto dentro como fuera de los terrenos.

Entre el respeto y la admiración por compartir viaje con futbolistas a los que veía entrenarse a diario en la antigua Ciudad Deportiva, Casillas dejó a un lado la timidez y formó parte de la expedición que viajaba a Bilbao. Tras llevar a cabo la pretemporada con el primer equipo, el canterano era consciente de que este viaje no era uno más.

La lesión de Illgner y el escaso tiempo de recuperación que tuvo Bizarri de las dolencias que padecía en el hombro le abrían las puertas de la titularidad y Casillas no lo desaprovechó. Arropado por el capitán Hierro, que fue el encargado de efectuar los saques de puerta para liberarle de presión, Iker mostró las cualidades que le han llevado a lo más alto. Encajó dos tantos, pero su actuación evitó que fueran más y dio un punto de oro a su equipo.

Tenía sólo 17 años y aún conservaba esa cara de niño que muestran las imágenes. Así explicó el momento el propio Casillas días después: “El mayor recuerdo futbolístico que tengo en mi vida es ese momento. Pasé de jugar la liguilla de ascenso a Segunda B con el Real Madrid C a jugar en San Mamés, imagina el cambio: de tres periodistas a cincuenta, de quinientos espectadores a cincuenta mil… Fue un cambio brutal”.

Ahora los focos no le asustan, en doce años ya está más que acostumbrado a ellos. No en vano, esas mismas cámaras le han visto disputar 576 partidos oficiales con el Real Madrid y 124 con la Selección. Suma 422 encuentros de Liga, el sexto que más partidos disputa en la historia del Real Madrid y a sólo seis del mito Paco Gento.

PALMARÉS DE CASILLAS
⇒ Real Madrid
2 Champions League (2000 y 2002)
2 Copas Intercontinentales (1998 y 2002)
4 Ligas (2001, 2003, 2007 y 2008)
1 Copa del Rey (2011)
1 Supercopa de Europa (2002)
3 Supercopas de España (2001, 2003 y 2008)
1 Mundialito de Clubes Sub-15 (1995)
⇒ Selección Española
1 Copa del Mundo de Selecciones Nacionales (2010)
1 Copa de Europa de Selecciones Nacionales (2008)
1 Mundial Sub-20 (1999)
1 Copa de Europa Sub-15 (1995)
1 Copa de Europa Sub-16 (1997)
1 Meridian Cup (1999)
⇒ Trofeos Individuales
1 Trofeo Bravo (2000)
1 Trofeo Zamora (2008)
3 Trofeos al Mejor Portero del Mundo por la Federación Internacional de Historia y Estadística del Fútbol (IFFHS): 2008, 2009 y 2010
1 Trofeo Guante de Oro al Mejor Portero del Mundial (2010)

12/09/2010 realmadrid
.com




Iker Casillas: Capitán del pueblo

Escucha a Manolo Escobar, se pierde por unos huevos fritos con patatas y, aunque empezó Empresariales, hubiera querido ser policía

Aquella mañana de noviembre, el conserje del Instituto Cañaveral de Móstoles llamó a la puerta del aula de Bachillerato. Con paso vacilante, entró, habló con el profesor y requirió la inmediata presencia de Iker, un chavalito de 16 años, extrovertido y aplicado. El director -le comunicó con solemnidad- lo esperaba en su despacho.

Algo asustado, barruntándose un castigo, una bronca o al menos un interrogatorio, Iker recorrió los pasillos del centro, llegó a la oficina principal y llamó tímidamente con los nudillos. El director lo recibió con una sonrisa de orgullo. Iker respiró: ni castigo ni bronca ni interrogatorio. Bien al contrario, las noticias eran tan buenas que parecían el argumento de un sueño. El Real Madrid había llamado al colegio para pedir su inmediata incorporación a la expedición del equipo, que debía jugar un partido de la Liga de Campeones en Trondheim (Noruega). El guardameta titular, Bodo Illgner, se había lesionado y su habitual suplente, Santiago Cañizares, se había dado un feo golpe en el pecho. Ante tanta desgracia, Jupp Heynckes, entonces entrenador, había buceado en los caladeros del club y había decidido incorporar urgentemente a aquel chaval, que entonces jugaba en Tercera División con el Real Madrid C.

Era el 24 de noviembre de 1997. Iker llegó a su casa, en la calle Las Palmas de Móstoles, alborotó a sus padres y, a falta de traje oficial, se vistió con una chaqueta que había usado en las categorías inferiores de la selección española. Cuando apareció, algo acobardado, en el hotel Alameda de Madrid, se presentó al entrenador, saludó a sus nuevos compañeros y buscó la esquina más apartada para no llamar demasiado la atención. «Estaba en una nube -recordó más adelante-. Ver a los del primer equipo era... los respetaba muchísimo». Iker viajó a Trondheim, ocupó un sitio en el banquillo, vio cómo su equipo perdía 2-0 frente al Rosenborg y regresó a Móstoles, al Instituto Cañaveral, a los libros de Bachillerato, al transporte público y a los entrenamientos con el equipo filial. Pero todo había cambiado.

«Deje que nazca en Bilbao»

La prehistoria de Iker Casillas se escribió en Bilbao, ciudad a la que había sido destinado su padre, el guardia civil José Luis Casillas Casillas. Su madre, Carmen Fernández, profesora de peluquería, vivió su embarazo en la capital vizcaína y cuenta que el zapatero al que solía acudir le suplicaba que pariera en Bilbao: «Estoy seguro de que su hijo va a ser futbolista y de los buenos -le decía-. Quédese. Así nacerá aquí y podrá formarse en Lezama y jugar en el Athletic, que es el mejor equipo del mundo». Doña Carmen no le hizo caso. Días antes del alumbramiento, ella y su marido regresaron a Madrid. En la capital nació, el 20 de mayo de 1981, un bebé al que sus padres decidieron llamar Iker, en recuerdo de aquellos duros días en el País Vasco. El augurio del zapatero vizcaíno se cumpliría años después: «En casa todavía comentamos aquella historia», confesaba Iker Casillas en un libro escrito por Carmen Colino y editado por Groupama. «Nunca más supimos de él, pero si aún vive se acordará de su profecía».

En un mundo en el que todos los chavales querían ser delanteros o, por lo menos, centrocampistas de magia y pellizco, Iker, un muchacho ágil y gamberrete, decidió acomodarse entre los tres palos. Buena parte de culpa de su temprana vocación de guardameta la tuvo su padre, José Luis, que le freía a disparos cuando bajaban al parque. Cuando no atajaba balones por las plazas de Móstoles, el pequeño portero hacía los deberes o tenía ideas retorcidas. En una ocasión, sus padres le regalaron un pollito para que lo cuidara como mascota. Iker lo recibió con alegría, pero con un poco de recelo: no le gustaba el color anodino de aquella cría. Así que buscó una solución. Cogió los rotuladores y, sobre el cuerpo amarillento del pobre animal, le dibujó una nueva piel. Tampoco quedó Iker muy conforme con el resultado, de modo que decidió devolverle su color original. Como no llegaba al lavabo, resolvió meterlo en el váter y tirar de la cadena. Sospechaba que, una vez que cayera la habitual cascada de agua, el pollito quedaría limpio y tan pimpante. Pero sus cálculos fallaron: el agujero se lo tragó para siempre.

Entre travesura y travesura, Iker Casillas decidió probar fortuna en el Real Madrid. Todos los años, el club organizaba un torneo social para captar a los chavales más prometedores de la región. Los técnicos del equipo lo seleccionaron entre toda la caterva de aspirantes y lo citaron para una nueva prueba. Iker estaba a punto de cumplir diez años. Se colocó en la portería, se ajustó los guantes y se pasó todo el partido muerto de frío: «Fui con lo puesto, pensando que allí me lo darían todo, pero me quedé con una camisetilla». Encajó cinco goles. Su equipo perdió 7-1. Iker supuso que aquella había sido su última experiencia como jugador del Real Madrid.

Se equivocaba. Antonio Mezquita, encargado de las categorías inferiores del club, le había echado el ojo. Casillas aún recuerda la charla que les dio Mezquita cuando se presentaron al torneo social: «De los 300 chavales que estáis aquí, sólo os quedaréis 20. Luego tendréis que ir pasando de categoría en categoría. Al final, quizá uno de vosotros consiga llegar al primer equipo. O ninguno». De aquella camada, sólo Iker Casillas logró su objetivo.

«Ya era un líder»

Sus primeros años en el Real Madrid causaron una pequeña conmoción familiar. Ya había nacido su hermano, Unai, y doña Carmen había decidido dejar la peluquería para dedicarse por entero a la educación de sus hijos. José Luis, el padre, estaba estudiando Derecho en los ratos muertos, pero tuvo que dejar los libros para acompañar a Iker a los entrenamientos. A veces, cuando por motivos laborales no podía, se encargaba de traerlo y llevarlo Manuel Robles, padre de un compañero del equipo alevín y hoy alcalde de Fuenlabrada: «José Luis y yo nos íbamos turnando con el coche. Iker era un chaval extrovertido. Muy abierto. Se hacía querer por todos».

Robles reconoce que en aquellos lejanos días era muy difícil prever la futura estrella de Iker: «Es que le atacaban muy poco, como el equipo era tan superior a todos sus rivales... Lo que sí tenía ya entonces era mucha valentía y una enorme capacidad de liderazgo. Eso se le veía con 11 ó 12 años». Según la leyenda, los porteros de fútbol, para triunfar, deben ser gente atrabiliaria y exhibicionista, con algún cable suelto y un carácter imposible. Casillas rompe el prototipo: «Es un tío sencillo y de lo más sensato», zanja Robles. «Una cosa es que no fuera tímido en absoluto y otra que no fuera serio. Siempre llegábamos una hora antes a la Ciudad Deportiva para que Iker y mi hijo pudieran hacer los deberes antes del entrenamiento. Y no se despistaban. Siempre fue disciplinado».

Quizá por eso Iker Casillas soñaba de pequeño con ser policía. Sus padres insistieron en que estudiase. Sólo cuando el fútbol comenzó a dominar toda su vida, decidió aparcar los libros, aunque antes le dio tiempo a completar el Bachillerato, a aprobar Selectividad y a matricularse en Empresariales. Desde aquel día lejano en que le sacaron del aula para viajar a Noruega, Iker ha acumulado un palmarés tan rotundo que asusta: una Eurocopa, dos Champions, cuatro Ligas, una Intercontinental... En los años 2008 y 2009 fue elegido el mejor portero del mundo. Y todavía no ha cumplido los treinta.

Quienes mejor le conocen aseguran que intenta mantener sus costumbres de siempre. Le gusta perderse por el pueblo de sus padres, Navalacruz (Ávila), no le interesa demasiado la tecnología, disfruta jugando una partida de pocha con los amigos y echa de menos poder ir a un parque de atracciones con los colegas o incluso viajar en el metro como un ciudadano más. Su madre todavía le corta a veces el pelo y prefiere un huevo frito con patatas o un plato de arroz a la cubana a cualquier sofisticado menú en un restaurante de mil tenedores. Admira a Javier Bardem y a Julia Roberts y oye todo tipo de música, desde Manolo Escobar hasta Offspring.

Pero, aunque por sus gustos lo parezca, Casillas no es un tipo cualquiera. Para comprobarlo, basta con echar un vistazo a su agenda, estudiar los números de su cuenta corriente (gana más de 6 millones de euros al año) o repasar las fotos de sus últimas novias, desde Eva González a Sara Carbonero. Y, sobre todo, basta con saber que hoy, en Sudáfrica, poco antes de la medianoche, Iker Casillas Fernández puede convertirse en el primer español que alce a los cielos la Copa del Mundo de fútbol.

11/07/2010 Ideal.es